Presentacion del Libro La mujer del capitán

De Antonio Funes Delgado
Antonio Funes presentara en Capileira su última novela titulada La mujer del capitán ambientada en Granada y Barcelona.
Diez capítulos y 227 páginas sirven a Antonio Funes Delgado (Cáñar, 1952) para trazar una interesante novela ambientada en la Granada de la guerra civil y años del franquismo, con una mujer de protagonista que recorre unos espacios bien conocidos por el autor tanto de su Alpujarra natal, como de la plaza de Bibrrambla y su entorno y la Barcelona que conoció durante los años que Antonio desarrolló su actividad profesional como cartero.

Se trata de un acto en el que se quiere reivindicar la lucha de las mujeres por sus derechos y los pasos dados a favor de la igualdad 

Presentación de La mujer del capitán, de Antonio Funes Delgado, en el salon de plenos de Capileira. Jueves 25 de noviembre 2021, a las 16:30.


Antonio en este libro ha encerrado mucho más que una novela y mucho más que una historia. Este libro es un paseo sobre la historia de la mujer y por ende sobre la historia viva de España. Son los últimos 100 años de nuestras vidas. La historia de la mujer en el mundo en general y en España en particular, ha sido una historia con un pasado triste, represaliado, clandestino y oscuro. Paso a paso podemos vivir de primera mano todo lo que ha sido para la mujer un calvario. La niña en el momento que ya adquiría solo un poquito de consciencia se veía obligada a estar siempre bajo el yugo del hombre, primeramente, servía a su padre, dejaba de hacerlo para servir a su marido y una vez más dejaba de hacerlo o incrementaba su carga al doble, al triple o vete a saber por cuanto más para servir a sus hijos. Por el mero hecho de ser chica, ella no podía estudiar, aún en muchas ocasiones siendo la mayor. La niña que nacía en un pueblo se veía en la tesitura de si quería prosperar, debía dejar atrás sus raíces, con la cruz que desde su casa ya le imponían diciéndole, donde vas tu solar. La que tenía la suerte de trabajar, por el mero hecho de ser mujer se encontraba con un sueldo precario infinitamente más bajo que el del hombre, unas leyes que solo la denigraban tales como prohibido abortar, prohíbo divorciarte, prohibida y penada la infidelidad… en esencia y como bien describe Antonio, el machismo era en su tiempo y por desgracia sigue siendo en el nuestro, un azote que reprime y un castigo que mata.

A lo largo de esta historia vemos, como con todas las dificultades y zancadillas del mundo, la vida de maría, al igual que la de la mujer sin rostro, esa mujer infinita, va desde la nada, a su punto más álgido, pasando por la miseria, el hambre, el machismo, la guerra civil, la post guerra, la represión… maría y otras tantas como ella viven de primera mano el despertar de la mujer, como adquieren consciencia, nombre y un pequeño huequecito en este mundo  y como de primera mano, empujando mordiendo y arañando reclaman su lugar en el mundo y asisten sin ellas saberlo a lo que podríamos llamar el nacimiento de la igualdad de género.

Ya casi para acabar, quiero recalcar que este ha sido un libro de los que lees sujetándolo con una mano, mientras en la otra tienes papel y boli y no dejas de tomar anotaciones. No exagero si os digo que he cogido más de 50, pero me gustaría compartir con vosotros solo unas cuantas:

- en un momento determinado de la historia, maría es consciente de las injusticias que vive y en voz alta piensa: “yo soy mujer, me siento mujer, y al igual que no quiero prebendas, tampoco quiero limitaciones”.
- “sin derecho a voto, la mujer era un adorno propiedad del macho”.
- “cuanto tiempo tardamos en darnos cuenta de que la mujer no está solo para parir y hacer las faenas de la casa”.
- “la guerra, la cultural, la de palabra hay que lucharla día a día. Es por todo esto y mucho más, por lo que el poder nos quiere analfabetas y sumisas.
- una vez levantadas en pie de guerra, la gente, y en concreto el hombre, les decían ¿Qué querrán estas? Que se vayan a barrer y a fregar a sus casas.
- tras esa rebeldía, apareció una pintada en la puerta de su casa que relataba “las mujeres, a la cocina”.

Y ya para acabar, me gustaría hacer una pequeña reflexión. Hace unos días lanzaba una pregunta en el grupo de café con letras, y decía que quien o quienes de nosotros se consideraba un friki. Yo como abanderado máximo del frikismo, hace poco vi en el cine la última película de la saga de los vengadores de marvel, que me imagino que más de uno la habrá visto también. Después de ver esa película, llena de acción, de efectos especiales, de adrenalina, salí del cine sudando testosterona y haciendo mía una frase de Tony Stark, en la que creyéndome el rey del mundo por tenerla más grande que el vecino decía algo así como “YO, YO SOY IRON MAN”.

Pues bien una vez terminada esta historia, os puedo decir que he mandado de vuelta a casa con los yanquis de Hollywood al héroe americano IRON MAN y hoy a voz llena digo, “YO,  YO QUIERO SER, MARIA LA PANERA”, una heroína como tantas, sin rostro, sin nombre y sin apellido.
<< Anterior Siguiente >>